MARTES XXVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

MARTES XXVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

ZACARÍAS:
– Hoy el profeta Zacarías nos muestra que la presencia del Señor está en Jerusalén, y que el pueblo elegido es el de Israel; y los demás pueblos reconocen está presencia, y quieren ir al Señor para gozar de sus bendiciones y presentarle sus necesidades. El Señor obra grandes cosas para con nosotros, y debemos buscarle en los lugares de su presencia, especialmente en la Eucaristía.
– Vemos hoy el carácter universal de la salvación que Dios tiene para los hombres, pues son incontables y numerosos los pueblos y naciones que se acercan al Señor en Jerusalén.
– Hoy sabemos que la Jerusalén a la que todos deben ir, es la Iglesia del Señor, y que todos los cristianos debemos ser misioneros, preocupados de que los demás puedan escuchar la Palabra De Dios, y que reciban a Jesús en sus corazones. Ofrezcamos esta salvación De Dios a los cercanos, para que puedan experimentar los frutos del Amor De Dios en sus vidas.

SALMO:
“Dios está con nosotros”
Este salmo refleja las grandezas del Señor y la alegría del pueblo, porque el Señor está con ellos, y prefiere a este pueblo en lugar de a otros. Nosotros con el salmo nos alegramos de la presencia del Señor, pero sobre todo reconocemos esta presencia, y nos alegramos porque está con nosotros, y a la vez tenemos el gran deseo de que todos los hombres experimenten y vivan de este Amor Eterno uy se encuentren con Cristo Jesús.

LUCAS:
– Jesús toma la decisión de ir a Jerusalén. Jesús quiere cumplir la voluntad del Padre y llevar a cabo la salvación, redención de los hombres. Este es el deseo del corazón De Dios, entregarse hasta el extremo para que la salvación llegue a cada casa.
– Esta decisión tiene dos dificultades, la primera es que la gente no acoge a Jesús, e incluso es rechazado, pero Jesús continua en su camino hacia la entrega por la salvación de quien le rechaza. Y la segunda dificultad la de los propios amigos íntimos de Jesús, que su forma de hacer las cosas es a lo bruto, que baje fuego del cielo y extermine; a lo que Jesús responde que este no es el camino que el Padre ha elegido para restaurar la salvación en el mundo, sino que es el de seguir decididamente hacia Jerusalén, para libremente dar la vida por Amor y todos los hombres puedan salvarse y llegar al corazón misericordioso del Padre.
– La decisión con que Jesús se dirige a cumplir la misión para la que ha vido. Sabe cuál es su camino y se dispone con generosidad a seguirlo, a pesar de que le llevará a la cruz. La violencia no puede ser nunca nuestra respuesta al mal. Si aquí no nos escuchan, vamos a otra parte y seguiremos evangelizando, allí donde podrías. Pacientemente, sin dejarnos guiar por el fracaso, evangelizando, porque Dios quiere que todos los hombres se salven, y que el camino de la salvación es el camino De la Cruz.

María, danos la firme decisión de ir a la cruz con tu Hijo Jesús. Amén. 

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: