VIERNES XXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

VIERNES XXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 TIMOTEO:
– Lo primero que le preocupa a San Pablo es que los responsables de la comunidad, sean buenos y no se deje guiar esa comunidad por falsos maestros que enseñan doctrinas desviadas, que solo llevan a las envidias, polémicas y a una continua división en la comunidad.
– Otro tema es el de buscar ganancia con las cosas De Dios, esto es enriquecerse y poner el afán de nuestra vida en el dinero, que dice San Pablo que es absurdo y nocivo y que es raíz de todos los males.
– Debemos dejarnos interpelar también nosotros por los avisos del apóstol respecto a la sana doctrina y al peligro de la codicia del dinero. Cuidado con las personas adictas a las discusiones, que no sirven más que para perder el tiempo y provocar divisiones. OJo también con la codicia, la tentación de aprovecharse de la religión. Deberíamos contentarnos con poco, teniendo qué comer y qué vestir debería bastarnos, como nos dice el mismo san PAblo. Al igual que ir por la sana doctrina, y no dejarnos llevar por ideologías peregrinas que nos lleve a vivir una fe desordenada, y no verdadera.

SALMO:
“Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.”
Buena pregunta al inicio del salmo de hoy, sobre el temor a los que ponen su confianza en el dinero y en un dios que no puede salvar. Cada uno de nosotros debemos pensar cuál es este Dios que salva, si es el dios dinero, el dios poder, el dios placer, o es nuestro Dios que da la vida por nosotros. La gran respuesta a esta pregunta se ve en quien ponemos nuestra vida, donde descansamos nuestra vida.
el hombre que pone su confianza en las riquezas, estas no le salvarán, y no se las llevará de esta tierra. Por lo tanto pongamos nuestra confianza en Dios que ha recorrido el camino de nuestra vida y de nuestra muerte.

LUCAS:
– Jesús aparece anunciando de pueblo en pueblo la Buena Noticia, el Evangelio. Esta es la misión de Jesús y de los que le acompañaban, anunciar la Buena Noticia, la salvación De Dios, la misericordia De Dios para con todos. Aquí deberíamos pararnos también nosotros y pensar si nuestra vida anuncia Buena Noticia, o vamos anunciando penurias, problemas y penalidades. Qué fácil es caer en una vida rutinaria y acomodada que no anuncia el Amor de Jesús, por lo que pidamos al Señor que nos re-evangelice y nos enamore para que seamos testimonio de su Amor en el mundo.
– Hoy aparecen los acompañan a Jesús, los Doce y algunas mujeres, que son testimonio ellas de curaciones y liberaciones. Son símbolo de las incontables mujeres que, a lo largo de los siglos, han dado en la Iglesia testimonio de una fe recia y generosa.

MAría que cada uno de nosotros seamos fieles discípulos amigos de Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: