VIERNES XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

VIERNES XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 TESALONICENSES:
– San Pablo recuerda a la comunidad que la enseñanza más importante y la que tienen que poner por obra y tener siempre en cuenta, es la que trata de AGRADAR A DIOS. Y este camino es el camino que nos llevará a la santidad. Y para ello San Pablo habla de un modo concreto en el trozo que ha elegido nuestra Madre la Iglesia para nosotros sobre la impureza, que tiene que ver con ese búsqueda de la lujuria, pero también de toda impureza en el obrar, pasando por encima de los demás, y viviendo en el engaño y en el despreció del prójimo. Es una invitación a vivir con el Corazón puesto en Dios, y que Él sea nuestro único Tesoro y Herencia.
– Debemos defendernos de los criterios del mundo, si son contrarios a los De Dios, sin dejarnos contaminar por costumbres que no pueden admitirse en la vida de un cristiano. Nos invita San Pablo a seguir adelante, a no quedarnos satisfechos de cómo vivimos el evangelio, porque siempre podemos mejorar nuestra calidad de fe y el testimonio que damos.

SALMO:
«Alegraos, justos, con el Señor.»
Sobre el salmo sólo una cosa sencilla, que el Señor sea nuestra alegría, pero que no sólo lo sea por su grandeza y belleza, que también, pero hay que añadir que los que viven la alegría De Dios son los rectos de corazón, los que viven en su presencia.

MATEO:
– El tema claro del evangelio del día de hoy es la Vigilancia, y ante estas vírgenes, Jesús nos transmite una idea clara, todas tenía que haber estado preparadas y despiertas cuando llegó el novio.
– Velar, porque no sabemos ni el día, ni la hora. Que no falte el aceite en nuestra lámpara; se trata de estar alerta y ser conscientes de la cercanía del Señor a nuestra vidas.
– Cada día, en los pequeños encuentros con el Señor en las continuas ocasiones que nos proporciona de saberle descubrir en los sacramentos, en las personas, en lo signos de los tiempos. Vigilancia diaria, hecha de amor y seriedad, nos va preparando para que no falte aceite en nuestra lámpara.
– Jesús nos dice cuál es ese aceite que debemos tener, para que la lámpara esté encendida, es el AMOR, la FE y las BUENAS OBRAS. Siempre tengamos de este aceite, y que no nos cansemos de mendigarlo a nuestro Dios y salvador.

María, Madre, llévanos a vivir en el Amor de tu Hijo Jesús, y que nos encuentre con la lámpara encendida. Amén.

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: