MIÉRCOLES XIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

MIÉRCOLES XIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

OSEAS:
– Las imágenes del dolor vivido por el profeta a causa del alejamiento adúltero de la esposa son insuficientes para describir el drama del alejamiento de Israel respecto a Dios: «Tienen el corazón dividido, y ahora pagarán sus culpas… Dicen: ‘No respetamos a Yahvé’» El profeta recrimina nuevamente la idolatría, denuncia una honra puramente verbal, ve a Israel pecador, desde tiempo antiguo, desde los tiempos de Gueda, en la época de los patriarcas. Ahora, como antes, se ha comportado de manera insensata.
– Pero la misión del profeta no consiste únicamente en poner en evidencia los pecados de Israel y en mostrar su gravedad. Consiste también en revelar la actitud adoptada por Dios ante la infidelidad de aquellos a quienes ama.

– El pecado más grave de Israel es haber depositado su confianza fuera de Dios, despreciando las cláusulas y el espíritu de la alianza. La confianza, en su más antigua manifestación, es la fe en la marcha de Dios cerca del hombre, con el hombre.

SALMO:
«Buscad continuamente el rostro del Señor.»

MATEO:
– Elección y llamada de los Doce. La elección siempre es por la voluntad De Dios, porque Dios se quiere fijar en esos hombres, y no en otros, es por puro Amor De Dios, que elige a los que quiere para que estén con Él.
– Les dio autoridad para expulsar demonios y curar toda enfermedad. Esto si que es mandarle a la obra que sólo podía hacer Él, y es una misión que sólo se puede llevar a cabo fiados de la mano De Dios. Por eso la elección De Dios lleva una llamada radical a la confianza en Dios y en el poder de su Amor, de su gracia.
– También que vayan a las ovejas descarriadas, y cumplir el mandato del Señor, de anunciar el reino de los cielos. Es predicar la Buena nueva, pero con toda la vida, hay que predicar, pero sobre todo hay que vivir el Evangelio.
– El Señor al elegir elige a los que el quiere, cada uno de su padre y de su madre, todos distintos, pero tienen una unidad tremenda, porque todos y cada uno están unidos personalmente al señor. Que importante es cuidar la intimidad y la unión con el Señor, para crear verdaderos lazos de comunión.

María, ayúdanos a ser signos del Amor de tu Hijo, para que el mundo crea. Amén
Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: