LUNES XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

LUNES XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

ÉXODO:
– Ante la persecución del Faraón y su siervos, empiezan las dudas en el pueblo de Israel, pues lo primero es que no pueden ni saben defenderse, y luego ya saben del poder de Egipto. Pero Moisés no se deja desanimar por las dudas del pueblo, sino que se fía del Señor, e invita a la confianza a su Pueblo: ” No temías, estad firmes y veréis la victoria que el Señor os va a conceder hoy… El Señor peleará por vosotros, vosotros esperad tranquilos”. Que fácil parecen las palabra de Moisés, pero en el fondo tiene razón, si el Señor está con ellos, quien estará contra ellos, lo suyo es esperar en el Señor y que el nos saque del poder de nuestros enemigos, sobre todo de los que sabemos que nosotros no podemos combatir si no es con sus fuerzas.
– Si nos damos cuenta el hilo conductor de toda la historia de Israel, es que Dios es fiel a su promesa, salva a su pueblo y lo guía. Nosotros también debemos vivir cada día en la fidelidad De Dios, pues sabemos la cantidad de obras de salvación que ha hecho en nuestra vida, y que seguirá haciendo. Hoy tenemos que hacer una opción por el Señor, y dejar a un lado toda esa cantidad de cosas de las que Dios nos tiene que liberar, y preguntarnos: ¿Quiero de verdad que Dios me libere de mil males, de mil pequeñas o grandes esclavitudes, o me siento a gusto en mi Egipto particular? ¿Queremos vivir en la libertad o en la esclavitud?

SALMO:
“Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria”
– Es el cántico que entonó el pueblo al verse ya salvado a la otra orilla Del Mar Rojo. Es darle gracias al Señor porque vuelve a estar grande con nosotros, y le alabamos por sus obras magnificas. También nosotros debemos vivir en esta alabanza y agradecimiento al Señor porque su fuerza y su poder son nuestra salvación.

MATEO:
– Hoy Jesús nos muestra que la fe no viene solo porque él haga milagros, pues ha hecho muchos, y no han creído en Él. Y nos habla de un signo por el cual creerán, es el signo de Jonas, que es signo de algo más grande, al igual que Jonas permanece tres días en el cetáceo, Jesús permanece tres día en el sepulcro, el gran signo es su Resurrección, este si que es el signo por el cual creer a Jesús, es por su muerte y por su resurrección, por los que nuestra fe crece, y entiende también la acción salvadora y redentora de Cristo.
– Jesús quiere que fundamentemos nuestra fe no den los milagro, sino en su palabra y en sus obras en completo. También el signo de Jonás, le sirve a Jesús para deducir que al profeta del Antiguo Testamento le creyeron los habitantes de una ciudad pagana y se convirtieron, mientras que a Él no le acaban de creer, y eso que es más que Jonás, y que Salomón.
– Nuestra fe es confianza en Dios, alimentada continuamente por esa comunidad eclesial a la que pertenecemos y que, desde hace dos mil años, nos transmite el testimonio del Señor Resucitado. La fe es la respuesta del hombre a Dios que se revela y se entrega a él, dando al mismo tiempo una luz sobreabundante al hombre que busca el sentido ultimo de su vida. Por eso el gran signo De Dios se llama Cristo Jesús.

María, Madre llévanos a encontrarnos con tu Hijo Jesús, y que Él siempre acreciente nuestra fe, por su entrega de Amor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: