MARTES X SEMANA TIEMPO ORDINARIO

MARTES X SEMANA TIEMPO ORDINARIO

2 CORINTIOS:
– San Pablo hoy afirma y defiende su lealtad al Señor, pero, sobre todo, se fomenta hasta Dios mismo, que es la fidelidad personificada. Dios sí que es leal a su palabra. En Cristo se encuentra el Sí De Dios a la humanidad. El Señor da un sí definitivo y verdadero al apostar por nosotros, y no se arrepiente nunca del amor que nos tiene. Pues es un sí definitivo que no se separa del hombre al que ama profundamente, por el que da la vida y no se arrepiente de entregarla hasta el máximo.
– Debemos reconocer agradecidos este sí De Dios, pero sobre todo debemos responder con nuestro propio sí a Dios. Nuestra vida debe ser un sí a Dios, y muchas veces es un no, tanto en la relación con Dios como en la relación con el prójimo. Vivir en en sí es acoger la Palabra De Dios, serle fieles y amar y abrirse a los demás.

SALMO:
«Haz brillar, Señor, tu rostro sobre tu siervo».
Es una combinación entre un suplicar a Dios que nos ayude a vivir en su promesa y que el Señor se vuelva a nosotros con misericordia, para que el Amor De Dios sea real, y se haga totalmente presente en nuestra vida. Por esto debemos rezar con confianza en la fidelidad De Dios, pero unidos a mentira que respondamos fielmente y afirmativamente con un compromiso a vivir los mandatos De Dios.

MATEO:
– Vosotros sois la sal de la Tierra, sois La Luz del mundo. Somos sal y luz para una misión concreta, para ser sabor De Dios, y luz De Dios para este mundo que muere sin sabor y sin sentido en su vida. Pero lo esencial es ser quienes tenemos que ser, y hacer lo que tenemos que hacer, debemos ser hijos De Dios, que amen y así dar vida a los hermanos. Este amor es esencial y necesario, y debe estar presente en cada gesto y en cada relación. Es el compromiso de vivir la fe día a día, instante a instante, y vivir en la presencia De Dios.
– Debemos ser SAL, la sal condimenta y da gusto a la comida. Sirve para evitar la corrupción de los alimentos, y es símbolo de la sabiduría. Debemos dar gusto y sentido a la vida, que contagiemos sabiduría, contagiar felicidad, que mostremos la visión de las cosas en Dios. Y debemos preservar de la corrupción del pecado, siendo voz profética que muestra lo que separa del Amor De Dios.
– Debemos ser LUZ, que alumbre el camino, que responda a las preguntas y las dudas, que disipe la oscuridad de tantos que padecen ceguera o se mueven en la oscuridad. Iluminados pro Cristo, debemos ser iluminadores de los demás. Pero ojo, no se espera de nosotros que deslumbremos, sino que alumbremos, porque hay personas que lucen mucho pero iluminan poco. Hay que llevar a La Luz De Dios, Jesucristo.
– Debemos ser CIUDAD puesta en lo alto del mundo, que guíe a los que andan buscando camino por el descampado, que ofrezca un punto de referencia para la noche y cobijo. Es la Iglesia que resplandece en medio del mundo como signo de unidad e instrumento de tu paz. Es ser testimonio De Dios los uno para los otros.

María, Madre que nos llenemos De Dios diciéndole un Sí grande, que ocupe toda nuestra vida y nos haga ser luz, sal y ciudad que marca el camino de quien nos llena, Dios. Amén. 

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: