MARTES IX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

MARTES IX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

TOBÍAS:
– Hoy le viene una prueba dura a Tobit, queda ciego de una manera un poco absurda, pero Dios permite está desgracia para que se viva como ejemplo de paciencia. En Tobit vemos que es un hombre ejemplar, que no deja de dar gracias a Dios, ni siquiera se queja cuando sus familiares se burlan de él.
– Podríamos pensar también nosotros, ¿cómo reaccionamos nosotros ante las pruebas que nos depara la vida? Hay temporadas en que parece que se acumulan las malas noticias y nada nos viene bien. Un cristiano debe mostrarse agradecido a Dios pase lo que pase en su vida, hay que dejar siempre abierta la puerta a la confianza en Dios.
– Podríamos decir que incluso Tobit se pasa un poco de celo, pues la situación del cabrito que le regalan a su mujer, él piensa que lo ha robado y no que se lo han regalado; y vive empeñado en que lo devuelva, que aunque pasen dificultad, no es motivo para secarse De Dios con obras pecaminosas. También es verdad que Tobit debía fiarse un poco más de su mujer.

SALMO:
“El corazón del justo está firme en el Señor.”
El corazón del hombre De Dios teme al Señor, y sobre todo se fíe De Dios que es el único defensor en el peligro y es quién cuida de los más pobres y necesitados. Se fija de las necesidades de cada hombre, se compadece de cada una, y lleva a vivir en la dignidad de su amor.

MARCOS:
– El Señor no se fija en apariencias, sino que juzga en verdad, y ve el corazón del ser humano. Esto es crucial para que nuestra vivencia de la fe no sea sólo un formalismo práctico externo, sino que sea una forma de vida, de amar, de sentir, de vivir.
– Sabiendo lo anterior, quieren hoy coger a Jesús en un renuncio al formularle la pregunta de hoy. Podríamos preguntarnos cuantas veces nosotros también buscamos dar la vuelta a las cosas y llevar a que Jesús diga lo que quiero yo que diga, en lugar de andar en la Verdad que nos hace libres.
– “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es De Dios”: es una respuesta sobre pagar el tributo, pero al final se convierte en una respuesta de correspondencia al Amor que Dios nos tiene. Él ha puesto en nosotros su imagen y nuestra forma de responderle es viviendo para Él, siendo santos en su Amor. Dios es el que nos ofrece los valores fundamentales, los absolutos. Los hombres hemos sido creados a imagen De Dios, la efigie De Dios es más importante que la del emperador, por eso Jesús no niega lo humano, dad al César, pero lo relativiza, por algo mucho más importante, dad a Dios.

María Madre, haz que mi vida sea totalmente de quien me la ha regalado. Amén. 

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: