DOMINGO XXXIV TIEMPO ORDINARIO JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

DOMINGO XXXIV TIEMPO ORDINARIO JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

EZEQUIEL:
– Nos muestra a nuestro Dios como un pastor que cuida a su rebaño, y destaca porque así nos muestra cómo es su Reino, es un reino que está volcado en sus ovejas, es un Dios que busca siempre el bien de los suyos, porque el Reino De Dios es el Reino del servicio. Y se muestra en la mirada a cada una de sus ovejas en particular, este pastor, cuida, libra, apacienta, hace reposar, busca a la perdida, venda a la herida, fortalece a la enferma, apacienta con justicia a la fuerte y robusta. Dios cuida a sus ovejas, porque es donde Dios realiza su Reino, podríamos decir que somos el Reino De Dios, pues Dios se entrega para que nosotros vivamos para Él.

SALMO:
“El Señor es mi pastor, nada me falta.”
En esta conocido salmo se alaba la actitud amable y desinteresada del pastor que conduce a las fuentes de agua, que repara las fuerzas, que prepara comunidad en la mesa, que unge la cabeza de alegría, que es todo bondad y misericordia.

1 CORINTIOS:
– Destaca San Pablo como el pecado ha entrado por un hombre, y también por un hombre, Cristo JEsús ha entrado la resurrección, es el Señor quién ha hecho posible nuestra salvación y nos ha sacado de las tinieblas del pecado, a morar en su luz maravillosa. Y esto se muestra en que Cristo tiene que reinar poniendo a los enemigos por un lado bajo sus pies, pues es más fuerte que el pecado, que el demonio y que la muerte, pero también tiene que reinar en nuestras vidas, y para ello cada uno de nosotros tiene que estar dispuesto a dejar toda la vida a sus pies, rendirse por entero a sus pies, derramar su vida en su presencia.

MATEO:
– Hoy Jesús nos habla del juicio final, para ver quién es el que puede entrar en el reino De Dios, y nos muestra un camino muy claro: Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me distéis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme…. CADA VEZ QUE LO HICISTEIS CON UNO DE ESTOS MIS HERMANOS MÁS PEQUEÑOS, CONMIGO LO HICISTEIS. Dios nos ha preparado un lugar en el que morar para siempre y nos enseña que debemos vivir para siempre en su gloria, pero nosotros debemos corresponder a su amor.
– Jesus sale a nuestro encuentro en las personas que tienen necesidad. JEsús se abaja hasta nosotros de esta manera tan especial, teniendo preferencia por los más necesitados y escondiéndose en ellos para que nos encontremos con Él. Esta es la realiza de Cristo, reconciliar a los hombres con Dios ,de este modo reinar es servir.
– La sorpresa de unos radica en el amor practicado sin cálculo; la de los otros, en la indiferencia con que han vivido.
– A Jesús lo acogemos cuando escuchamos su palabra y nos acercamos a los sacramentos. Pero nuestra relación con él no se acaba ahí. Podemos seguir buscándolo, y sigue saliéndonos el encuentro, en todos los que necesitan el testimonio del amor. Cuando Jesús nos dice que él está en el que sufre y el necesitado, nos está instando a no dar las migajas de nuestro amor, sino a que la misericordia sea el motor de nuestra vida.

María, ayúdanos a vivir en el Amor a tu Hijo por encima de todo y a reconocerle en cada hermano y en cada acontecimiento. Amén. 

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: