XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

ECLESIÁSTICO:
– Hoy este texto nos propone una mención significativa para nuestra vida: si uno no perdona al hermano, ¿cómo puede esperar que a él le perdone Dios? La cólera y el rencor son malos consejeros. La confianza en el perdón De Dios tiene que ir acompañada con nuestro perdón al hermano: "perdona la ofensa a tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas." La medida que uno use con los demás será la que Dios use con él.
– Que enseñanza más grande es esta de ponerse en lugar del otro, o usar la misma medida con nosotros según nuestro comportamiento. Si Dios actuara así estaríamos perdidos, o quizá seríamos mejores, porque viviríamos más del Señor y menos de nosotros mismos.

SALMO:
"El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia."
El salmo es uno de los más repetidos cuando se quiere describir con entusiasmo la bondad y la misericordia ínfima De Dios. Y retrata de un modo muy claro la actitud bondados De Dios, que siempre está dispuesto al perdón y que no guarda rencor.
A mi me parece un salmo excepcional, y que hay que meditar despacio, pues es un retrato del Corazón De Dios, y por eso hay que entrar en este corazón despacio, y poco a poco, para poder dejarlo todo en este Amante y Misericordioso corazón.

ROMANOS:
– Vivirlo todo en el Señor, es lo mejor. Que nuestra vida sea una continua unión con Cristo, es lo que nos propone día tras día San Pablo. Que nuestra vida sea un continuo y constante vivir en quien tanto nos ama y apuesta todo por nosotros. La doxología de la misa resume muy bien esta actitud de entrega y de unión y debería ser como una norma para todas nuestras acciones: POR CRISTO, CON ÉL Y EN ÉL; y vivirlo todo así.
– San Pablo quiere que sus lectores sepan distinguir entre lo que es importante y lo que no. Lo principal es nuestra unión con Cristo Jesús. Todo lo demás es relativo. De este modo en todo y para todo Cristo es nuestro punto de referencia.

MATEO:
– SAber perdonar no es un valor que abundo mucho ni en la época de Jesús, ni en la nuestra. Se habla mucho de justicia, pero de perdón no. Y por esto san Pedro interviene con una pregunta: ¿tengo que perdonar hasta siete veces? La respuesta a de Jesús es sorprendente: ¡setenta veces siete! Siempre.
– Jesús cuenta la parábola del funcionario que es perdonado y a su vez no es capaz de perdonar. Una parábola que sólo Mateo nos trae en su Evangelio. Los diez mil talentos parecen ser una cantidad enorme, mientras que los cien deberíamos, una más asequible. En comparación, los diez mil denarios, dicen los entendidos que equivaldrían a unos sesenta millones de denarios. La diferencia es abismal, y, por tanto, la lección de la parábola más expresiva. El rey revoca el perdón anterior y exige el pago de toda la deuda al funcionar. Jesus nos avisa "si cada cual no perdona de corazón a su hermano".

+ Ante todo reconocemos hoy que PERTENECEMOS A CRISTO JESÚS, nuestra vida no es nuestra, es una préstamo que vivimos en el Amor del Señor, y que debemos así vivirlo cada día de nuestra día.

+ Dios es un DIOS QUE PERDONA. El sacramento de la Reconciliación deberíamos considerarlo como el sacramento gozoso en que nuestra humilde confesión se encuentra con el perdón paterno De Dios, como en la parábola del hijo pródigo.

+ Este perdón De Dios, deberíamos ser capaces también nosotros de perdonar, igual que perdona Dios. No tenemos que llevar cuenta de las ofensas que nos hace, o que creemos que nos hace, ni de las veces que hemos perdonado. Dios tampoco lleva contabilidad de las veces que nos perdona.

+ San PAblo nos enseña que nos sobrellevemos mutuamente y nos perdonemos, cuando alguno tenga quejas contra el otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Uno que ha experimentado en si mismo la fragilidad está mejor preparado para ser misericordioso. En el padre nuestro hay una petición peligrosa, le decimos a Dios que nos trate como nosotros tratamos a los demás. Es para pensarlo bien hoy.

MAría, MAdre llévanos a perdonar de corazón. Amén.

Un pobre sacerdote +++

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: